Con la llegada del verano, son muchos los que han decidido poner en marcha el cambio de temporada. Sin embargo, a veces disponemos de poco espacio en el armario o en nuestra vivienda y, sin duda, el cambio de temporada puede suponer un verdadero estrés. Además, se ha de tener en cuenta que la ropa de invierno ocupa mucho más espacio.

Plumas, abrigos, trajes de esquí, nórdicos y mantas: son muchas las cosas que hay que guardar cuando llega el calor, por eso la mejor opción para guardarlo todo es utilizar un trastero.

 

¿Por qué guardar tus cosas de invierno en Másquetrasteros?

Son muchas las ventajas que tiene decidir guardar la ropa y otras cosas de invierno en un trastero. Son las siguientes:

  • Solución económica: en Másquetrasteros solo pagarás por los metros cuadrados que ocupes, constituyendo una solución económica desde 37,45 euros al mes.
  • Registro de las cosas guardadas: las cosas que se dejen en el trastero quedarán registradas en un inventario a través de etiquetas digitales, de forma que será sencillo localizar lo que hay guardado en el trastero.
  • Solución cómoda: contratar los servicios de Másquetrasteros permite al cliente guardar sus cosas de forma cómoda, sin tener que amontonarlas en casa.
  • Máxima seguridad: las cosas que se guardan en el trastero estarán vigiladas durante las 24 horas a través de cámaras de videovigilancia y de un sistema de alarmas.
  • Accesibilidad al trastero durante las 24 horas: el cliente podrá acceder al trastero durante las 24 horas.

Trucos para almacenar tus cosas en un trastero

Cuando se acerca el buen tiempo toca hacer cambio de armario. Aunque lo habitual es que la mayoría saque la ropa de invierno, la doble y la guarde en cajas o en bolsas, esto es un error. Así pues, independientemente de que se decida almacenar la ropa de invierno en casa o en un trastero, es preciso preparar la ropa para que, de cara al próximo invierno, esta se encuentre en óptimas condiciones.

Así pues, para conservar la ropa de invierno en las mejores condiciones posibles hasta que vuelva el frío, se deberán seguir algunos trucos. Son los siguientes:

  • Lavar y secar bien la ropa de invierno: antes de guardar la ropa, es imprescindible lavarla y secarla bien antes de guardarla para protegerla de polillas y otros bichos que se sienten atraídos por residuos como el sudor, suciedad o restos de comida.
  • Guardar en bolsas selladas al vacío: la mejor forma de guardar la ropa de invierno es en bolsas selladas al vacío, salvo los abrigos de plumas y los nórdicos. De esta forma la ropa estará más protegida y ocupará mucho menos espacio.
  • Cajas de plástico para lo que no se pueda guardar en bolsas al vacío.
  • Colgadores o bolsitas antipolillas: una buena forma de evitar que las polillas no estropeen la ropa es guardarla con bolsitas de lavanda o cedro o con colgadores antipolillas. Además, la ropa olerá muy bien cuando toque sacarla de nuevo.
  • Botas abrochadas y rellenas: de esta forma, conseguimos que la caña de la bota no se deforme.
  • No utilizar secadora para nórdicos y plumas: para este tipo de prendas, lo mejor es dejarlos secar al aire y bien estirados y guardarlos en cajas para que no pierdan su forma original ni su esponjosidad.

Sin duda, el cambio de armario puede ser una verdadera pesadilla, sobre todo si disponemos de poco espacio. No obstante, los trasteros son una buena opción para un almacenaje en orden de la ropa de invierno y, además, conseguir una casa despejada y con mucho feng shui.

Abrir chat